jueves, 1 de diciembre de 2016

Zika

Quiero aprovechar este medio para agradecer a todos los que han estado al pendiente de mi en estos días en los que he andado enferma. Antier me comencé a sentir mal, ayer me sentía fatal, y hoy ya me siento mejor. 

Hoy visité a mi médico de confianza y me confirmó lo que ya me temía: tengo zika. De hecho, el médico me hizo notar el salpullido que a mi me había pasado desapercibido. A esto le sumamos el dolor en todo el cuerpo, la fiebre, y los ojos llorosos. Si bien no me realizaron la prueba de orina para probar de manera definitiva la presencia del virus, la sintomatología es contundente.

Más aún, está resultando fácil para los médicos detectar el zika debido al alto número de casos que están observando en Nuevo León. Al parecer, eso de que a todos nos va a dar zika es real. Lo preocupante es que no se hizo nada por evitarlo, y ahora el sistema de salud tendrá que enfrentarse con consecuencias que no serán fáciles de controlar sólo con paracetamol. En específico, habrá que pensar que, en éste pueblo doblemoralista llamado regiolandia, la transmisión del zika puede alargarse independientemente de los mosquitos mediante el contacto sexual sin protección. Además, el virus ya ha sido relacionado con casos de microcefalia en Brasil y, aunque en México dicen que no ha habido tales casos, yo no he escuchado que en la entidad se esté dando o siquiera pensando en algún programa especial para vigilar esta situación entre mujeres embarazadas. Creo que en Nuevo León, nuestro flamante Secretario de Salud ya nos recetó la del ajo y agua.


Ojalá que no les toque lidiar con el zika pero, si se sienten mal, por favor vayan al médico y manténganse en reposo. Yo espero haber librado lo peor y estar de vuelta pronto para darles lata como siempre lo suelo hacer 😁 Nuevamente agradezco a todos sus buenos deseos, especialmente a los que apoyaron fervientemente pasear mis cenizas como a las de Fidel 😆

No hay comentarios.:

Publicar un comentario