viernes, 30 de octubre de 2015

¡Feliz décimo aniversario del Cinvestav en Monterrey!

Aquí les comparto este texto de nuestra colega Amelia Ríos alusivo a nuestro aniversario...

Una breve historia de los intensos 10 primeros años del Cinvestav Monterrey 

En el afán universal de la unicidad y con la conjunción de tres voluntades: el Gobierno del Estado de Nuevo León , la Dirección General del Cinvestav y la Secretaría de Educación Pública, el 30 de octubre del 2005 se inaugura en Monterrey, N.L. la primera unidad del Cinvestav con un enfoque multidisciplinario.

En la historia de la ciencia son frecuentes las serendipias y se pudiera pensar que el inicio de la historia de la Unidad Monterrey del Cinvestav esté ligado a una, ya que la aparentemente fortuita reunión entre el entonces director del Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología de Nuevo León, Dr. Luis Eugenio Todd y la directora del Cinvestav, Dra. Rosalinda Contreras Theurel a principios del 2005 en College Station, Texas redunda en una invitación oficial a visitar el estado en donde el ejecutivo estatal hace oficial la invitación para establecer una Unidad del Cinvestav en Nuevo León (1).

Al mismo tiempo el Secretario de Educación Pública Dr. Reyes Taméz Guerra coincide con el Cinvestav en la idea de que la educación es el factor fundamental para el desarrollo del país por lo que se acuerda en la integración de un grupo de investigación centrado en mejorar la enseñanza de las ciencias en los niveles educativos básicos.

Con el arribo del Lic. Natividad González Parás a la gubernatura del Estado de Nuevo León en el 2003, se genera y desarrolla el proyecto “Monterrey, Ciudad Internacional del Conocimiento” bajo el esquema de las 3 hélices conjuntando al sector empresarial, al sector educativo y a la investigación científica con la finalidad de potencializar el desarrollo tecnológico sustentado en la economía del conocimiento.

El plan era detonar la investigación científica, la creatividad y la innovación, para que se convirtieran en el motor principal de la economía. Para lograrlo se requería el promover una educación de excelencia que redundara en profesionistas capaces de generar nuevos conocimientos y ciudadanos comprometidos con el desarrollo de sus comunidades y empresas, que tuvieran como principal elemento de crecimiento su capital intelectual.

Las primeras y provisionales instalaciones de la Unidad Monterrey estaban ubicadas en una bella casona porfiriana en Av. Cerro de las Mitras 2565, Col. Obispado, Monterrey, N.L. siendo los responsables el Dr. Enrique Campesino Romeo en la parte administrativa y la Dra. Ángeles Paz Sandoval en el área académica.

Se estableció que la Unidad Monterrey fuera un centro de investigación que agrupara a científicos e investigadores en educación cuyo factor común fuera el interés por la enseñanza de las ciencias. La idea en sí consistió en conjuntar a jóvenes investigadores mexicanos con experiencia en el extranjero y entrenados en diferentes disciplinas para que convergieran en un solo proyecto interdisciplinario que a la postre culminara en un programa de posgrado.

Para iniciar actividades en Monterrey, la dirección general abrió una invitación a la comunidad científica del Cinvestav para todos aquellos profesores interesados en reubicarse y al mismo tiempo se abrió una convocatoria general a sumarse al proyecto haciéndose eco particular en la Investigación en la Enseñanza de las Ciencias. Siendo así, fue la Dra. Ma. Teresa Guerra Ramos la primera investigadora en incorporarse como profesora de la Unidad seguida por el Dr. Héctor Hugo García Compeán del Depto. de Física que fue el primero en reubicarse.

La inauguración oficial de la Unidad Monterrey del Cinvestav se llevó a cabo el 30 de Octubre del 2005 estando presentes el Secretario de Educación Pública, Reyes Tamez Guerra, el Gobernador del Estado de Nuevo León, Lic. Natividad González Parás y la Directora General del Cinvestav, Dra. Rosalinda Contreras Theurel además de autoridades estatales, amigos y colegas del Cinvestav.

El entonces Gobernador señaló en su discurso de inauguración que “la constitución de este centro se constituye en el primer paso de un proceso en donde Nuevo León, la comunidad científica y esta organización de prestigio nacional puedan generar la sinergia para el fortalecimiento de la Ciencia y la Tecnología en la entidad, ya que los objetivos fundamentales del CINVESTAV son el preparar investigadores y profesores especializados, que promuevan la constante superación de la enseñanza y generar las condiciones para la realización de investigaciones originales en diversas áreas científicas y tecnológicas, que permitan elevar los niveles de vida e impulsar el desarrollo del país” (2). Comprometiéndose a la construcción de instalaciones dignas y decorosas, con espacios suficientes y continuar así avanzando juntos por el bien de Nuevo León, por el bien de México y para lograr hacer de Monterrey una “Ciudad Internacional del Conocimiento”.

Una vez inaugurada la Unidad se continuó en la búsqueda y selección de los nuevos integrantes, iniciándose también el establecimiento de vínculos con las diferentes universidades de la región y con la Secretaría de Educación Pública del Estado.

En enero del 2006 el director de la unidad, Dr. Enrique Campesino solicitó retirarse del cargo debido a problemas de salud. En ese momento asume el cargo el Dr. Bruno Escalante Acosta, por entonces Jefe del Depto. de Biomedicina en el Cinvestav Zacatenco. A la par de su llegada, se inician las actividades académicas y el desarrollo de un programa de Posgrado Multidisciplinario que a la postre sería la Maestría en Ingeniería y Física Biomedicas.

Las labores continuaron en la “Casa Rosa” como eran conocidas las instalaciones de la Av. Cerro de las Mitras y el grupo se fue ampliando con el arribo de varios profesores, personal administrativo y técnico hasta completar 11 profesores, 2 posdoctorantes, una auxiliar de laboratorio, 2 secretarias y un administrador. Dado que el grupo de trabajo del Dr. Hugo Compeán se trasladó junto con él a Monterey, en ese momento contábamos también con varios estudiantes invitados.

Desde ese momento el trabajo en la Unidad se convirtió en multidisciplinario ya que se requería de la participación de todos para solventar los imprevistos y necesidades que iban surgiendo. En octubre de ese año, la Unidad Monterrey en conjunto con la UANL y en el marco de la 13a Semana de la Ciencia y la Tecnología, organiza el Curso Teórico Práctico de Microscopía Confocal ya que la Unidad contó desde el inicio con un microscopio confocal y cabe decir que en ese momento era el único en la ciudad de Monterrey, siendo esta la primera actividad científica formal que se llevó a cabo.

Con todo en ciernes, se inscribe al programa de posgrado la primera generación de estudiantes conformada por Arely Hernández Valdez y Eder Zavala López en el área de Ingeniería y Física Biomédicas y Ricardo Lorenzo de la Garza González en el área de Investigación en Educación.

A principios del 2007 por razones personales y muy a su pesar, la Dra. Ángeles Paz tuvo que regresar a la Cd. De México y a partir de ese momento el Dr. Hugo Compéan se hizo cargo de la Coordinación Académica de la Unidad con la grandísima e importantísima responsabilidad de coordinar la adscripción del programa de posgrado al padrón de posgrados de CONACyT. En este mismo año y de acuerdo a lo prometido por el Gobierno del estado se inició la construcción de lo que serían las instalaciones de la Unidad en el Parque de Investigación e Innovación Tecnológica (PIIT) en Apodaca, N.L.

Mientras tanto, profesores y alumnos siguieron arribando y así fue como en el verano del 2007 y todavía en la Casa Rosa, contábamos ya con 7 alumnos de diferentes partes de la república inscritos en el “Verano de la Ciencia “, programa auspiciado por la Academia Mexicana de Ciencias a la vez dio inicio el primer curso de pre-requisitos previo al ingreso de la segunda generación de estudiantes. Cabe destacar que el único profesor que logró instalar un laboratorio en esta ubicación fue el Dr. Jesús Santana, acondicionando el área que correspondía a la cochera de la casa como laboratorio.

Así mismo la construcción de nuestra nueva casa seguía su curso donde las visitas para conocer y organizar las áreas de trabajo no se hicieron esperar. A finales de octubre se dio por terminada la construcción de los nuevos edificios e inició la mudanza del centro de Monterrey, en el Obispado, al desconocido (para la mayoría de nosotros) y en ese momento despoblado rumbo del aeropuerto en el municipio de Apodaca.

El 31 de octubre del 2007 se cerraron definitivamente las puertas de la vieja casona rosa culminando así una etapa única en convivencia y familiaridad entre todos los que tuvimos el privilegio de habitarla. La mudanza a nuestras nuevas instalaciones conllevó no solo el traslado de materiales y equipos sino el traslado de sueños, objetivos y grandes responsabilidades que a partir de ese momento tendríamos que cumplir.

El 1º de noviembre dio inicio la nueva vida de la Unidad Monterrey ahora ubicada en el Parque de Investigación e Innovación Tecnológica (PIIT) en Apodaca, N.L. Con instalaciones amplias y luminosas nos correspondió ser los primeros pobladores del Parque y en general del área, esto sin embargo significó el aprender a convivir con diferentes cohabitantes de las instalaciones como víboras y alacranes en los edificios aunado a la gran fauna (conejos, zorritos, águilas y ratas) existente en los espacios designados para ser jardines pero que entonces eran un llano semidesértico, hábitat de estos animales. Tocó a cada uno organizar oficinas y laboratorios ya que el personal de apoyo con el que se contaba era muy poco pero al cabo de unos cuantos meses las cosas fluían de la mejor manera.

Recibimos el 2008 con la programación de la inauguración oficial de las nuevas instalaciones. Y el 18 de febrero se efectuó la inauguración del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN, Unidad Monterrey en la ciudad de Apodaca, N.L.

Estuvieron presentes la entonces Secretaria de Educación Pública Lic. Josefina Vázquez Mota, el Gobernador del Estado Lic. Natividad González Parás y el Director General del Cinvestav Dr. René Asomoza y Palacio. En su discurso inaugural la Secretaria remarco “ La Unidad Monterrey del Cinvestav es una apuesta del México actual ya que la educación es la construcción de puentes y la ciencia no se puede entender sin la pasión de quien investiga o sin la tenacidad y tremenda necedad de mujeres y hombres empeñados en construir respuestas. Por eso los necesitamos”.

Los años han pasado y a 10 años de su creación y casi 7 de contar con instalaciones propias hemos tenido logros y desatinos, grandes historias de ciencia, de vida, de amor y de otras sin embargo la pasión por la investigación científica, el deseo de despertar esta inquietud en los jóvenes estudiantes y el sueño de tener un México mejor sigue prevaleciendo en todos y cada uno de los integrantes de la Unidad Monterrey del Cinvestav. 

 Amelia Ríos
Apodaca, N.L. Octubre del 2015

1. Paz Sandoval Ángeles. 2006. Crónica de la creación del Cinvestav Unidad Monterrey. Cinvestav 1 (25):68-73. 
2. Comunicados de Prensa Inaugura Gobernador del Estado Unidad Monterrey del CINVESTAV 30/10/2005 Por: Prensa de Gobierno.

sábado, 24 de octubre de 2015

Sobre la urgencia del cambio de discurso de la comunidad LGBT

Hace poco tuve un par de presentaciones, primero en la Universidad de La Ciénega de Michoacán de Ocampo (UCEM), y después en la mesa redonda organizada por la Comisión de Equidad y Género de la Sociedad Matemática de México (SMM) en el marco de su congreso nacional en Hermosillo, Sonora. En ambos casos tuve interacciones muy productivas y una coincidencia interesante en las "platicas de sobremesa". En ambos casos alguien me comentó sobre la diferencia en el discurso en comparación a lo que se suele escuchar decir a alguien de la comunidad LGBT. 

En el caso de mi presentación en UCEM, fue una charla de ¡dos horas! sobre mi experiencia de vida y sobre lo que pienso debería ser el activismo militante en la comunidad LGBT. Al parecer, logré mantener a gran parte de la audiencia atenta las dos horas y al final mi discurso fue calificado como una presentación "muy humana" de la identidad transgénero. Y es que, aunque entiendo que cada quien habla "como le va en la feria", también estoy convencida de que ya deberíamos de haber superado la etapa de mostrarnos como "mártires" dentro de una sociedad retrógrada y, en su lugar, presentarnos como persona capaces de contribuir activamente en las actividades productivas de nuestra sociedad. Igualmente, se me aplaudió el férreo rechazo que mostré hacia la presentación del "antes y después", pues creo firmemente que dicha representación no hace más que alimentar el morbo hacia la comunidad trans. Lamentablemente veo cómo hay quienes siguen alimentando ese morbo e incluso hacen de ello su modus vivendis. De allí mi propósito de inculcar una nueva tendencia sobre la personificación de la identidad trans como una parte indispensable de nuestra diversidad social que, actualmente, está siendo desperdiciada.

Con respecto a mi participación en la mesa de discusión en el congreso de la SMM, me llamó mucho la atención el enorme trabajo que han hecho para que las mujeres vayan ganando terreno en términos de inclusión en el área de las matemáticas, y mucho más me agradó el hecho de que ahora ya hablan no sólo sobre inclusión de las mujeres, sino también de otros grupos sub-representados en la profesión de matemáticas, como lo son los investigadores jóvenes y aquellos que no pertenecen a alguna de las "instituciones fuertes" (dígase UNAM, IPN, CIMAT). En ese marco, mi contribución fue entonces presentar propuestas de acción para lograr la inclusión de esos grupos sub-representados. Fue así como llegamos al punto de lo importante que es conglomerar esfuerzos, integrar aliados, e intentar cosas como las que ya se hacen en otros lados (por ejemplo el congreso oSTEM en el que seré panelista a mediados de Noviembre).

Así pues, todo esto me lleva a reflexionar sobre el trabajo que aún falta por hacer en México y, particularmente en Nuevo León. Aquí ha sido mal vista mi crítica constante hacia el estancamiento del discurso y del que la comunidad LGBT local siga inmersa en las mismas actividades de 15 años atrás. Yo creo firmemente que poco ayuda a la comunidad hacer una marcha cada año en donde el foco de atención es ver a que figurilla de la farándula se puede convencer para que sirva de "lider" a cambio de sus 5 minutos de publicidad gratuita. No menosprecio el esfuerzo de los activistas locales, pero si creo urgente un cambio pues, la realidad es que Nuevo León es la entidad en donde más se discrimina, y nuestro discurso no está haciendo mucho eco para cambiar esa situación. Más aún, ya hasta nuestro gobierno se burla de nuestro discurso y se atreve a decirnos "ya chole con tus quejas". Honestamente estoy de acuerdo: ya no más quejas... lo que necesitamos es cambiar nuestro rol y ser más activos.

Y bueno, para terminar, quisiera adelantarme a las críticas de quienes me dirán (pues ya lo he escuchado algunas veces) "tú no eres activista... ¿cómo te atreves a criticar?". Y para ello, quisiera traer a colación un anécdota que alguna vez me platicó mi buen amigo el Doctor Samuel Rosete Jr., cirujano plástico: "si ves a alguno de mis pacientes con la nariz chueca, no necesitas ser cirujano para recriminarme el mal trabajo que he hecho". Esa fue la respuesta que le dio a un torero cuando el doctor fue juez de callejón en la Monumental Plaza de Toros México.

viernes, 16 de octubre de 2015

Fragmento de mi plática en UCEM

Aquí les comparto un fragmento de la plática que di en la Universidad de La Ciénega de Michoacán de Ocampo. El video es del momento donde les platico de la vez que intentaron sacarme del baño de mujeres del Sanborns de Citadel. Ahora nos reímos de ello, pero este es un ejemplo de las tantas agresiones a las que estamos expuestas las personas transgénero por cosas tan minúsculas como ir a orinar. 

Espero pronto poder subir el video completo de mi participación...¡¡¡aunque fue una plática de dos horas!!!