sábado, 21 de mayo de 2011

Antes de que se acabe el mundo

Llevo mucho sin escribir en este blog, principalmente porque he andado super ocupada en el trabajo. Sin embargo, no quería que se acabara el mundo sin escribir una última nota aquí. Y es que, aunque con el tiempo he ido alejandome del espiritualismo para ahora vivir en el apateismo, esta última semana santa me porté bien e hice un gran esfuerzo para sintonizarme con las tradiciones de esas fechas en San Luis Potosí. He aquí la prueba:



Así pues, espero que esto me sea tomado en cuenta si el o los dioses deciden dar finalmente prueba de su existencia de manera apocalíptica. Ojalá vean mi esfuerzo cristiano como un resquicio de salvación para mi alma. Pero, en lo que son peras o manzanas, trataré de aprovechar el día trajando, así mañana podré disfrutar del partido de futbol en donde espero que los Pumas logren su séptimo campeonato. ¡Hasta siempre!