sábado, 29 de mayo de 2010

Por el pleno ejercicio de mis derechos


Recientemente tuvimos en Monterrey los eventos de la IX Semana Cultural de la Diversidad Sexual, además de que en unos días se celebrará la X Marcha de la Diversidad Monterrey 2010. Ambos eventos sirven para la reflexión acerca de las enormes carencias que en cuestión de derechos humanos fundamentales padece la comunidad LGTB... ya ni hablar de los derechos que hemos perdido durante la administración de Felipe Calderón, donde por ejemplo la seguridad paso a ser de un derecho a un lujo del que ya ni algunos políticos encumbrados pueden afanarse.

Pero bueno, volviendo a la situación de nuestra comunidad LGTB, nosotros por efecto de la discriminacion estamos impedidos al pleno goce de nuestros derechos. Como ejemplo les pongo mi caso: para ajustar legalmente mi identidad puedo apegarme a la ley aprobada en el DF, aunque para ello debo cumplir el requisito de ser soltera. Esto se traduce a que tengo que renunciar a mi derecho de matrimonio para obtener el derecho de ser reconocida legalmente como la persona que soy. Pero bueno, todavia podría tener la esperanza de volver a casarme con mi actual pareja una vez que legalmente se me haya reconocido como mujer. Sin embargo, aún hay severas dudas en si nuestro matrimonio gozaría de plenos derechos al ser considerado un matrimonio homosexual.

La moraleja es: dejémonos de tonterías y de discriminaciones estúpidas. ¡Queremos ejercer nuestros derechos a plenitud! ¡Apoyen nuestra causa!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario