lunes, 27 de abril de 2009

Proyecto fotográfico


En medio de la influenza (léase influencia) mediática que ya nos alcanzó en Nuevo León, mi esposa y yo decidimos seguir nuestras vidas de manera normal sin caer en la histeria colectiva.


Mientras el sábado estuvimos descansando, el domingo fuimos a comer unas deliciosas crepas a LeClair. A parte de las crepas, estuvimos en la deliciosa compañía de Jaime y Pedro que, además de buenos amigos, dirigen el estudio de fotografía Jaime Campos.

Ya desde hace un rato teníamos pendiente una plática con ellos, pues siempre he tenido el deseo de realizarme un estudio fotográfico y, en esta etapa en la que creo estar a punto de alcanzar mi cometido personal, creo que es el momento indicado para que una lente creativa lo plasme en fotografía.

Así pues, dentro de poco empezaremos a trabajar y espero pronto pueda compartir con todos parte de mi experiencia. Yo estoy muy emocionada con este proyecto, especialmente por la calidad del trabajo fotográfico de Jaime, quien además ya empezó a trabajar en su mente el concepto artístico... ¡Gracias Jaime por aceptar el proyecto!

Lo único malo de la reunión de ayer fue que tomamos una dosis masiva de café y chocolate. Eso nos creo un estado de hiperactividad que curiosamente desató un deseo elevado de realizar compras compulsivas... así que acabamos yendo a Galerias Monterrey, a ver si algo se nos pegaba. Para desgracia nuestra (y fortuna de nuestros bolsillos) llegamos poco tiempo antes de que las tiendas comenzaran a cerrar, lo que evitó que nuestro gasto fuera descomunal. Sin embargo, toda mujer sabe que nunca es mal momento para hacer compras y que siempre habrá una segunda oportunidad...

lunes, 20 de abril de 2009

Encuentro esotérico


El día de ayer mi esposa y yo fuimos a Cintermex para asistir a una edición más del Encuentro Esotérico. Este evento reune a una buena cantidad de expositores nacionales en temas como espiritualidad, mágia y mistisismo. Para un par de brujas como nosotras, el evento es una oportunidad para conocer de otras ideologías, ver caras conocidas, hacer nuevos contactos y, por supuesto, hacer compras.



En esta ocasión nos dimos cuenta que el evento está ganando adeptos. La concurrencia aumentó considerablemente y, afortunadamente, la calidad del evento va también en aumento. Vimos propuestas muy interesantes y muchos menos charlatanes, que lamentablemente abundaban en las primeras ediciones de este evento. Es curioso que en una ciudad tan tradicionalista y sumamente católica, un evento de esta naturaleza sea tan concurrido. Año con año la oferta aumenta, y eso sólo puede ser producto de un aumento en la demanda. ¿Será que la gente está comenzando a preocuparse más por su espiritualidad? Ojalá y eso sea.



Yo aproveché para comprarme un libro de runas (pues ya estoy decidida a comenzar a trabajar con ellas), un atrapa-sueños y una pulsera muy bonita con un nudo celta en plata. Mi esposa sólo salió con un hermoso cuarzo de fluorita. Pero la nota del evento se la llevaron unas deliciosas manzanas embrujadas...digo, enchiladas, que vendian en uno de los locales... ¡Estaban buenísimas las dichosas manzanas!



Así pues, podemos decir que este evento fue mucho mejor a la edición anterior y que deja muy buenas expectativas para el siguiente encuentro en Septiembre. Igual y para esa vez ya nos encuentran por ahí como expositores... a ver si nos animamos.

domingo, 12 de abril de 2009

Vacaciones de Semana Santa


Inicialmente me había programado para descansar durante las vacaciones de semana santa. Sin embargo llegó el viernes y para la tarde ya me sentía como leona enjaulada... y es que soy un tanto hiperactiva y no me puedo quedar quieta por mucho tiempo.

Asi pues, a mi esposa no le quedó más remedio que salir conmigo, aún cuando ella hubiera preferido quedarse a terminar su trabajo pendiente. Definitivamente eso es algo que le agradezco mucho, pues mi aburrimiento ya estaba poniendome un poco molesta, además de que a ella también le vino bien cambiar de aires y liberar un poco de estrés.

El Viernes por la noche fuimos al cine a ver "The International" con Clive Owen. A mi me gustó, aunque a mi esposa no porque a ella no le gusta ver reflejado en el cine la "cruda realidad". Pero ayer me dio mucho gusto verla muy divertida en el teatro. Fuimos a ver "Defendiendo al Cavernícola" al teatro Versalles. Yo ya había visto esta obra en la Ciudad de México hace años con la actuación de César Bono, pero ayer me encantó la adaptación regia con la fresca actuación de Fernando Lozano. Mi esposa no paraba de reir, y es que la obra es realmente divertida y altamente recomendable.

Para terminar el Sábado, nos fuimos de antro a Bizù. Creimos que estaría muerto, sin embargo había bastante gente. Mi esposa aprovechó para practicar sus mejores pasos de baile y sacudir la polilla, mientras yo aproveché para modelar figura y tomar unas cervezas.


Mis atuendos de ayer: teatro Versalles (izq.) y Bizù (der.)

Hoy realmente no hay plan de salir. Aquí estoy yo muy entretenida en el Internet y, para cuando eso me aburra, seguramente atacaré el control remoto y encontraré algo en la televisión. ¡Al fin que mañana hay que regresar al trabajo y hay que hacerlo con las pilas bién cargadas!

miércoles, 8 de abril de 2009

Coming out to old friends


I lived in Chicago from 1998 to 2005. I was a graduate student working towards a Ph.D. degree. However, at the same time, I was also working towards accepting my feminine side. During those years, I got to define myself as a transgender person, but still only came out to a few of my friends. By 2005, I came back to Mexico, where most of my transition has taken place.

Since then, I haven't had the opportunity to go back to Chicago and show myself to old friends, and I haven't told many of them about my transition neither as I would prefer to tell them in person and not over the phone or by e-mail.

However, I had the opportunity to meet one of my friends from Chicago yesterday. He is a retired judge from Chicago to whom I met because we both like bullfighting. He is visiting Monterrey and gave me a call, so we met after many years. Of course, I had to take the opportunity to talk to him about my transition.

He was obviously surprised, but gave me his full support. It is a great relief every time I tell somebody and get a good reaction. Still, I wish I could meet more of my old friends and tell them in person. Maybe it is time to consider coming out to them by phone or e-mail... even if it doesn't feel right. In any case, I'm happy because I scored one more ally!

lunes, 6 de abril de 2009

Si no es ahora, entonces ¿cuándo?


Dicen que durante la transición, la mayoría de las personas transgénero pasan por el proceso de experimentación típico del adolecente, esto sin importar la edad a la que se esté transicionando.

En mi caso me declaro culpable. Y es que si de por sí ya a algunas se nos pasó el tiempo de la adolecencia tratando de actuar dentro de una norma social de comportamiento preestablecida para nuestro género biológico, y además eso ya comprobamos que no nos dejó muchas satisfacciones, pues ahora que estamos en el proceso de remendar la situación, creo que es obvio que de repente nos entre el deseo de experimentar algo, sin importar que socialmente "ya no sea nuestro momento".

Lo anterior lo expreso no con el afán de justificar un comportamiento, pues finalmente no me interesa justificarme ante nadie... ya hace tiempo dejaron de importarme las críticas de la gente. Simplemente quiero que las líneas anteriores sirvan de introducción a la narración de mi día de ayer:

Después de algún tiempo de considerarlo y en vista de que mi nueva figura me permite hacerlo y además lucirlo, ayer finalmente me hice una perforación en el ombligo. Acompañada de mi esposa, nos dirigimos a Plaza Centrika, en donde se encuentra una de las sucursales de Sacra Tattoo & Piercing. Allí nos atendió Israel, quién me trató a las mil maravillas y en menos de 5 minutos de haber entrado al estudio ya me tenía lista sobre la mesa para agujerearme el ombligo.

Y aunque fue bastante doloroso, el proceso es rápido y, en manos de un experto como Israel, sin complicaciones. De hecho, estoy sorprendida de que ni una gota de sangre salió de mi perforación una vez que el arete estuvo colocado en su lugar. Ahora sólo queda cuidar mucho la herida por los siguientes meses y comprar algunas blusas ombligueras para lucirlo.